Un mosso o ertzaina cobra hasta un 80% más que un policía o guardia civil

Mossos d'Esquadra y Ertzaintza han sido Cuerpos de Seguridad salarialmente mimados por los sucesivos gobiernos nacionalistas. Un agravio que no se cansan de denunciar los sindicatos policiales y las asociaciones de guardias civiles. Décadas llevan subrayándolo y exigiendo una equiparación que sigue sin producirse, pese a haber aparecido reiteradamente como compromiso electoral tanto del PP como del PSOE.

Con los presupuestos oficiales en la mano, la cuenta es rotunda. El próximo año, la Generalitat se gastará 853 millones de euros en los Mossos d'Esquadra; de ellos, algo más de 775 millones se irán en pagar a su plantilla. Dividiendo los gastos de personal por los miembros de plantilla, la media sale a 44.710 euros. Y la Ertzaintza, todavía más: a una media de 50.996 euros. Son cifras que suenan a quimera en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. En la Guardia Civil, el coste medio de plantilla es de 29.158 euros. En la Policía Nacional, poco más: 30.439 euros.

Diferencia mayor

En números redondos, ertzainas y mossos salen un 50 por ciento más caros que policías nacionales y guardias civiles. Pero esto es una media. Si se baja al detalle, las diferencias salariales llegan a ser más abultadas en algunas escalas. La tabla retributiva de los Mossos va desde los 2.400 mensuales de la escala más baja a los 6.000 de la máxima categoría. En la Ertzaintza, las nóminas llegan a ser superiores.

Juan Antonio Delgado lleva 22 años en la Guardia Civil y es secretario de comunicación de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC). Frente a los alrededor de 2.000 euros netos que viene a cobrar, de media, un mosso de las escalas básicas, un guardia civil de base puede salir por apenas 1.300 euros. Un policía nacional, algo más, pero muy poco.

Otro ejemplo. Los comisarios de los Mossos tienen unos sueldos brutos de entre 4.600 y 5.660 euros. De media, unos 5.500 euros brutos. Pero los comisarios de Policía Nacional salen por una nómina mensual bruta que ronda los 3.100 euros, explica el portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito. La diferencia: prácticamente un 80 por ciento.

Un comisario de Mossos percibe unos 5.500 brutos al mes; el de Policía Nacional, unos 3.100

"Las grandes diferencias salariales entre las policías autonómicas y la Guardia Civil se dan en las escalas medias y bajas", explica el secretario de comunicación de la AUGC. "Hablando de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad,nosotros somos los pobres de los pobres, porque cobramos mucho menos que las policías autonómicas, menos que la Policía Nacional e incluso menos que algunas policías locales", afirma. "Los sucesivos gobiernos se han dado cuenta de que la Guardia Civil es una policía barata y obediente", indica para buscar una explicación al hecho de que, después de décadas denunciando esas brechas salariales, aún no hayan logrado el objetivo. "No solo somos los peor pagados sino los que tenemos la jornada laboral más larga, 166 horas al mes", remacha Delgado.

El portavoz del SUP cree que la discriminación salarial encierra otra perversión: "Parte de la financiación de los Mossos y de la Ertzaintza la paga el Gobierno, y eso multiplica la paradoja".

Es un problema que viene desde el propio nacimiento de las policías autonómicas, y que el nacionalismo se ha encargado de mantener en beneficio de esos cuerpos. Les han mimado salarialmente, y José María Benito pone un ejemplo ilustrativo: "Hace años, cuando Juan Alberto Belloch era ministro del Interior, dijo que iba a intentar que Policía y Guardia Civil se equipararan salarialmente a las policías autonómicas. Pujol replicó de inmediato que, aunque así fuera, él daría 5.000 pesetas más, que entonces se hablaba en pesetas, para que los mossos siempre cobraran más que nosotros".

Sin comentarios

Añadir un comentario